POR CLAUDIO CAAMAÑO VELEZ
Twitter: @claudiocaamano

Unidad: es más que una bonita palabra; más que un concepto abstracto. Mucho más… Es algo real, es una fuerza; es un factor de multiplicación de la energía.

La diferencia entre un puño de arena, y una piedra… es la unidad. Separados podemos ser débiles, pero si nos unimos somos invencibles.

Por encima de nuestras diferencias, están los sueños que tenemos en común. Sigamos siendo diferentes, eso es importante, pero ahora abracemos con todas nuestras fuerzas las cosas que nos unen.

Un mejor país está delante de nosotros y estamos caminando hacia él. Cada día estamos más cerca.

Vamos navegando en un mar de turbulencias y adversidades, pero en el horizonte ya se ve la luz de las transformaciones sociales y políticas. El despertar de nuestro pueblo apunta a que muy pronto las cosas serán diferentes.

La unidad es la única garantía de poder lograr ese sueño de nación que por décadas hemos tenido los dominicanos. Los que queremos un mejor país somos más; antes estábamos dormidos y dispersos, pero ahora hemos comenzado a despertar y a unir nuestras manos, nuestra voz, nuestros pasos.

Ya vamos cosechando algunos frutos, pero aún nos faltan. No buscamos cambios en apariencia; buscamos cambios reales.

La democracia verdadera es aquella donde nadie está por encima de las leyes, donde las instituciones funcionan y tratan igual a todos, donde la gente no tiene la necesidad de vender su voto, donde las riquezas se generan del trabajo.

Esa democracia real y plena aun está pendiente, pero ahora, en estos precisos momentos, está al alcance de nuestras manos.

El anhelo de generaciones y generaciones, el ideal por el que tantos y tantas ofrendaron sus vidas, está a solo pasos de nosotros. Sigamos caminando, con el corazón lleno de esperanzas, con firmeza y determinación, pero sobre todo: con unidad.

Publicar un comentario

loading...
Con la tecnología de Blogger.